Una guía completa

Las emergencias médicas han sido comunes desde que existen los humanos. Estos casos pueden ser fatales si no se manejan lo suficientemente pronto, y el problema principal en tales casos siempre ha sido cómo abordarlos. Desde entonces, los gobiernos y los centros de salud han establecido unidades de respuesta para manejar cualquier emergencia médica.

Sin embargo, la aparición de COVID-19 ha planteado un desafío más importante en la industria de la salud, ya que se han canalizado más recursos para frenar el virus. De alguna manera, esto ha afectado las respuestas de emergencia en algunas áreas que no cuentan con suficientes instalaciones médicas e infraestructura para manejar la afluencia de pacientes.

Debido a la naturaleza general de las emergencias médicas, abordarlas sigue siendo una prioridad. Los establecimientos de salud se han visto obligados a encontrar la forma de hacerles frente en medio de la pandemia. A continuación se presenta una discusión sobre la naturaleza de las emergencias médicas durante la pandemia y qué tan preparadas están las partes interesadas para enfrentarlas.

Naturaleza de las emergencias médicas durante la pandemia

El punto álgido de la pandemia se caracterizó por la inundación de hospitales, que vio a muchas personas visitar los hospitales para recibir atención médica para protegerse contra el virus, mientras que otras, para ser diagnosticadas si habían contraído el virus. Esto no se parecía a nada en el período previo a la pandemia. Obviamente, la mayoría de los países del mundo no estaban preparados para hacer frente a una pandemia de esa magnitud, e incluso aquellos que estaban preparados se quedaron cortos en algún momento debido a la rápida propagación del virus.

Los gobiernos nacionales y locales han impuesto restricciones, como la prohibición de reuniones públicas y el cierre para ayudar a frenar la rápida propagación del fuego. Estas medidas han afectado la provisión de muchos servicios, e incluso la economía, en muchos países.

Además, menos personas buscan servicios de emergencia médica. Estas son algunas de las razones por las que:

Fobia al coronavirus: muchas personas temen contraer el virus, por lo tanto, menos personas están dispuestas a ir a los hospitales porque temen exponerse al virus. En su lugar, eligen otras alternativas, como los tratamientos internos. Existen protocolos, como el distanciamiento social, para mantener a las personas a salvo del virus, lo que significa que las instalaciones de salud no son tan accesibles como antes. Falta de instalaciones: la mayoría de los países desarrollados tienen las instalaciones para recibir a los pacientes con COVID-19 y aquellos que buscan otros servicios médicos. Sin embargo, hay una cantidad inadecuada de instalaciones y médicos para atender a los pacientes en los países en desarrollo y aquellos con un alto número de infecciones. La prohibición de movimientos y viajes ha provocado que haya menos casos de emergencia porque hay menos accidentes y lesiones. Esto, en general, reduce la necesidad de respuestas de emergencia en comparación con cuando las personas podían moverse libremente. La carga social y económica de la pandemia en las personas desanima a muchas de ellas a buscar servicios médicos de emergencia porque no pueden pagarlos. Incluso en los casos en que hay coberturas de seguros, sigue siendo una carga pagar la prima después de las implicaciones económicas de la pandemia.

Una cosa importante a tener en cuenta es que, si bien la necesidad de abordar otras emergencias médicas puede haber disminuido significativamente durante la pandemia, la necesidad de abordar la emergencia de COVID-19 aumenta a medida que más y más personas se infectan. Además, otros casos, como ataques cardíacos, podrían ocurrir incluso con personas que permanecen en el interior. Estos casos deben ser atendidos por proveedores de atención médica. Afortunadamente, existen diferentes medidas establecidas para frenar este tipo de emergencias.

Abordaje de Emergencias Médicas

Durante la pandemia, los centros de salud tienen diferentes formas de abordar las emergencias médicas. Éstos incluyen:

Los servicios de telesalud brindan servicios de salud a través de servicios de telecomunicaciones, como teléfonos móviles, computadoras y correo electrónico. La telesalud podría incluir citas virtuales, que ayudan a prevenir la consulta en persona, asegurando que se observen los protocolos de distanciamiento social. Esto ha hecho que los servicios de telesalud se disparen durante la pandemia y ha ayudado en la provisión de servicios de emergencia.

Durante las emergencias, la telesalud puede ayudar a evaluar a los pacientes y lograr el mismo nivel de eficiencia que en las evaluaciones en persona. Esto ha hecho posible que los médicos atiendan a muchos pacientes, incluso en zonas rurales.

Las citas virtuales también permiten a los médicos planificar las habitaciones. La planificación previa es fundamental, especialmente en los casos en los que hay pacientes con COVID-19 que deben separarse del resto de pacientes.

Los médicos también utilizan la telesalud comunicándose con otros médicos; por lo tanto, los cuidadores primarios pueden buscar consultas de especialistas sobre la condición de un paciente.

No hay un momento específico en el que pueda ocurrir una emergencia, especialmente durante esta pandemia. Para ayudar a hacer frente a las emergencias, los centros médicos ofrecen atención las 24 horas. Estas instalaciones ofrecen diferentes tipos de servicios médicos, que incluyen emergencias COVID y no COVID.

Ofrecer atención de emergencia las 24 horas garantiza que las personas obtengan suficientes servicios médicos cuando los necesiten en medio de la pandemia. También asegura que el alto número de pacientes que solicitan los servicios sean atendidos a tiempo, logrando una perfecta prestación de los servicios.

Uso de IA para predecir casos

Algunos casos de emergencia han mostrado patrones en los que puede ocurrir sepsis debido a algunas circunstancias. Estas ocurrencias son las que causan la necesidad de servicios de emergencia médica. Sin embargo, suponga que el patrón se puede predecir correctamente. En ese caso, se puede prevenir lo antes posible, aliviando la necesidad de dichos servicios y ayudando a los proveedores de atención médica a abordar emergencias no relacionadas con la COVID y concentrarse en las emergencias relacionadas con la COVID.

Es un desafío para un médico o un paciente predecir un caso de sepsis antes de que suceda, y esto puede ser fatal si no se atiende antes. Sin embargo, tener acceso a los registros de salud digitales de los pacientes, así como usar inteligencia artificial y análisis de datos, ha ayudado mucho a combatir el problema durante la pandemia. Con suficientes datos, la IA predecirá patrones y alertará a los médicos para que manejen la situación.

Reclusión de casos de COVID y no COVID

Tener secciones separadas para casos de COVID y no COVID-19 ayuda a prevenir la propagación del virus. Esto ayuda a garantizar que los pacientes permanezcan seguros mientras reciben medicamentos. También ayuda a los médicos a planificar cómo manejar los casos según sus respectivas especialidades.

En algunas regiones, diferentes establecimientos de salud están completamente dedicados a los casos de COVID-19, y esto ayuda en términos de asignación y distribución de recursos. Por ejemplo, ha facilitado el envío de equipos, como ventiladores, a las instalaciones de COVID-19, ya que las instalaciones son claramente conocidas y están separadas de otras instalaciones. Tales movimientos aseguran una respuesta rápida a las emergencias médicas.

Lanzamiento de vacunas COVID-19

A medida que aumentaba la magnitud de la pandemia, se requería la necesidad de encontrar formas de prevenir más contagios. Se dedicó mucho tiempo y recursos al desarrollo de vacunas contra el COVID-19 para ayudar a las personas y las comunidades a desarrollar una inmunidad más fuerte contra el virus.

Se han desarrollado varias vacunas y los países han estado ofreciendo apoyo para vacunar a la población en general. El ejercicio de vacunación masiva ha ayudado a reducir la cantidad de infecciones y muertes como resultado de COVID-19, y también ha aliviado a la industria de la salud de la carga de lidiar con muchos casos de emergencia.

Desafíos que enfrentan las emergencias médicas durante la pandemia

Si bien se utilizan tantas medidas para garantizar que los pacientes continúen recibiendo servicios de emergencia médica durante la pandemia, existen algunos desafíos. Estos desafíos dificultan la prestación eficiente de dichos servicios.

Estos son algunos de los obstáculos mencionados:

La pandemia se caracteriza por un alto número de pacientes que visitan las salas de emergencia. El número de casos e infecciones registrados en diferentes países es inusualmente alto. La mayoría de los países y establecimientos de salud no cuentan con suficiente fuerza laboral para atender todos los casos de emergencia, especialmente los casos de COVID.

Los médicos y enfermeras disponibles no tienen más remedio que enfrentarse a una gran carga de trabajo, que les resulta difícil de manejar. Como resultado, la provisión de servicios médicos de emergencia se ralentiza significativamente durante la pandemia.

Turno en prioridad de servicio

Si bien nunca se puede restar importancia a la necesidad de frenar el COVID-19, esto significa que se dedican más recursos y atención a la lucha contra el virus. En algunos casos, esto se produce a expensas de otras emergencias no relacionadas con el COVID.

El enfoque en la lucha contra el COVID-19 significa que las personas que buscan otros servicios de emergencia no tienen la misma prioridad que antes. A medida que la asignación de recursos se ha desplazado más hacia la lucha contra el virus, existe el riesgo de dejar las otras emergencias médicas con recursos inadecuados, lo que plantea un desafío para abordarlas.

Falta de voluntad para adherirse a los protocolos de salud

Se han establecido varias medidas para garantizar que se frene la propagación del virus. Tales medidas incluyen el distanciamiento social, la desinfección de manos y el uso de mascarillas. Si bien estas medidas están destinadas a proteger a las personas, muchas aún no cumplen con dichos protocolos de salud.

Además, se han desarrollado vacunas para ayudar a prevenir infecciones, y algunos países han estado vacunando a los residentes de forma gratuita. Sin embargo, algunas personas siguen sin vacunarse debido a factores como la información errónea sobre la vacuna. No vacunarse significa que el riesgo de infectarse sigue siendo alto, y esto plantea un desafío importante para hacer frente a las emergencias médicas.

Conclusión

Abordar las emergencias médicas durante la pandemia ha seguido siendo una prioridad en el sector de la salud. Incluso con algunos desafíos que enfrentan los países, como la falta de preparación para enfrentar la pandemia de COVID-19 y la falta de instalaciones adecuadas, se han utilizado varias otras estrategias para garantizar que cualquier caso de emergencia se maneje adecuadamente. Si bien abordar las emergencias médicas puede haber sido un desafío al principio, el progreso que se está logrando es prometedor.

Source link

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

COSAS PARA MUJERES
Redactora

Como mujer quiero compartir mi punto de vista de diversos temas que nos interesa. Espero que todo el contenido sea de gran relevancia para ti.

ADVERTISEMENT

Get fresh updates
about my life in your inbox

SIGUENOS EN
Our gallery