Riñón, uréteres y vejiga urinaria: 14 enfermedades comunes

¿Qué son las enfermedades urológicas?

El término «enfermedades urológicas» se refiere a las enfermedades del tracto urinario (riñón, uréteres y vejiga urinaria) en las mujeres y del tracto urinario y/o los órganos reproductores en los hombres. Puede afectar a personas de todas las edades. Las enfermedades urológicas pueden ser de naturaleza congénita o adquirida.

También se sabe que otras enfermedades crónicas como la hipertensión y la diabetes tienen un efecto directo sobre el sistema urinario. Los cambios en el estilo de vida, los cambios en el clima y las largas horas de trabajo son algunas de las causas del aumento resultante en la incidencia de enfermedades urológicas entre la población de la India.

14 Enfermedades comunes de los riñones, los uréteres y la vejiga urinaria:

Las infecciones del tracto urinario son infecciones en cualquier parte del sistema urinario, incluidos la uretra, los uréteres, la vejiga o los riñones. Trastorno urológico muy frecuente que afecta a casi todas las personas al menos una vez en la vida. Es causada por una bacteria llamada E.coli que reside en el colon y el área anal. Se ha descubierto que la mala higiene y las relaciones sexuales son las principales razones de las infecciones urinarias porque pueden hacer que la bacteria E.coli se mueva desde la región anal hacia el frente hasta la uretra, la vejiga y de allí a los riñones y los uréteres. Se administran antibióticos para prevenir la infección. Los cálculos renales y ureterales son las enfermedades urológicas más frecuentes y dolorosas. Cuando las sustancias disueltas en la orina se concentran y se convierten en cristales. A medida que pasa el tiempo, más y más sustancias se depositan en estos cristales y se convierten en piedras. Los pacientes se quejan de dolor leve a intenso, náuseas, vómitos o sangre en la orina. La mayoría de los cálculos se eliminan en la orina, excepto cuando son muy grandes y deben tratarse. La hiperplasia prostática benigna (próstata agrandada) es el agrandamiento no canceroso de la glándula prostática en los hombres con la edad. La próstata en crecimiento ejerce presión sobre la uretra subyacente, lo que conduce a síntomas del tracto urinario inferior, como necesidad frecuente de orinar, dificultad para comenzar a orinar y goteo al final. Incontinencia urinaria de esfuerzo (SUI): muchas mujeres experimentan pérdidas de orina durante actividades normales como estornudar, toser, reír, levantar objetos, hacer ejercicio o agacharse y caminar (en casos extremos). Esto se llama incontinencia urinaria de esfuerzo (IUE) y es el resultado del exceso de peso corporal, el parto vaginal, la menopausia o el envejecimiento. El tratamiento de la incontinencia consiste en medicamentos, cirugía mínimamente invasiva y ejercicios de Kegel. La vejiga hiperactiva (OAB, por sus siglas en inglés) se caracteriza por una urgencia repentina y frecuente de orinar o mojar la cama. El impulso es tan fuerte que a veces los pacientes no pueden llegar al baño. La ingesta excesiva de cafeína o alcohol, las infecciones urinarias, la diabetes o la disfunción nerviosa producen espasmos impulsivos en la vejiga y causan vejiga hiperactiva. Cistitis intersticial, también conocida como síndrome de dolor vesical. Es una afección crónica que afecta con mayor frecuencia a las mujeres y se asocia con dolor, presión, molestias y ganas de orinar fuertes y frecuentes de leves a intensos. Los síntomas se superponen con los de la UTI. Se realizan medicamentos orales o procedimientos quirúrgicos junto con cambios en la dieta y entrenamiento de la vejiga para tratar la cistitis intersticial. La disfunción eréctil se caracteriza en los hombres por la incapacidad del pene para lograr una erección o mantenerla durante el tiempo suficiente para completar la relación sexual. Podría ocurrir debido a un desequilibrio de la hormona sexual masculina testosterona o problemas en el tejido vascular del pene. La disfunción eréctil conduce a una baja autoestima y puede causar problemas en la relación con la pareja. Hay disponibles tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos junto con asesoramiento para tratar la disfunción eréctil. El prolapso vaginal en las mujeres es una afección urológica en la que la vejiga ya no está sostenida por los músculos vaginales y se hunde en la vagina (a veces incluso sobresale). Esto puede ser el resultado del envejecimiento, el parto y la menopausia. Es una situación muy incómoda y el paciente puede enfrentar dificultades urinarias e incontinencia de esfuerzo. El cáncer de próstata es uno de los tipos de cáncer más comunes que afectan a los hombres. Se considera que la edad y la genética juegan un papel. Crece lentamente sin mostrar ningún síntoma durante las etapas iniciales. En una etapa más avanzada, los signos se vuelven visibles como problemas para orinar, sangre en la orina o el semen, dolor en la parte baja de la espalda y las caderas o malestar general en el área pélvica. Si nota alguno de estos síntomas molestos, comuníquese con su médico para obtener intervenciones de tratamiento oportunas. El cáncer de vejiga es una proliferación anormal o no deseada de células en el revestimiento de la vejiga urinaria. Nunca ignore la presencia de sangre en la orina, que es uno de los principales síntomas de la enfermedad. La cirugía, la quimioterapia y la radiación se utilizan para el tratamiento de la enfermedad. Cáncer de riñón. Como su nombre lo indica, es el cáncer en los riñones debido al crecimiento maligno de las células renales (conocido como cáncer de células renales) o al revestimiento de células de transición de la pelvis renal. Aunque se desconocen las causas exactas, se sabe que la obesidad, el tabaquismo, la presión arterial alta y la exposición ocupacional a ciertas sustancias químicas como el asbesto juegan un papel. El cáncer testicular ocurre cuando las células testiculares en hombres de cualquier grupo de edad se vuelven malignas. Un bulto, dolor o hinchazón en los testículos es el primer signo de cáncer testicular. Se puede tratar con cirugía, radiación y quimioterapia. El riesgo es mayor en aquellos con testículos no descendidos en el pasado. La prostatitis es la inflamación de la glándula prostática en hombres adultos jóvenes y de mediana edad. Más comúnmente, la prostatitis es causada por una infección bacteriana. Cualquier lesión en el área pélvica debido a un procedimiento quirúrgico o deportes activos puede provocar prostatitis. También puede ser un efecto secundario de una infección del tracto urinario (ITU). La estenosis uretral se define como el estrechamiento de la uretra que conduce a un flujo de orina débil y un vaciado incompleto de la vejiga urinaria. Es más común en los hombres en comparación con las mujeres. La estenosis uretral se considera la segunda enfermedad urológica más común entre los hombres después de la hiperplasia benigna. Es causada por una variedad de condiciones como trauma, inflamación, intervenciones médicas como cirugía mínimamente invasiva para remover cálculos renales y ureterales y resección transuretral, o incluso puede ocurrir como una complicación de insertar un catéter ureteral por un largo período de tiempo. Existe un alto riesgo de que la infección se propague a los riñones, por lo que es necesario un tratamiento inmediato.

Source link

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

COSAS PARA MUJERES
Redactora

Como mujer quiero compartir mi punto de vista de diversos temas que nos interesa. Espero que todo el contenido sea de gran relevancia para ti.

ADVERTISEMENT

Get fresh updates
about my life in your inbox

SIGUENOS EN
Our gallery
EnglishSpanish