¿Qué es la terapia de luz LED y cuáles son sus beneficios?

La terapia de luz con diodos emisores de luz (LED) recientemente ganó terreno en el campo de la atención médica. No solo más consultorios médicos han estado incorporando la terapia de luz LED en sus servicios, sino que la disponibilidad generalizada de dispositivos facilita el uso en el hogar para los consumidores.

La terapia de luz LED se centra principalmente en el cuidado de la piel, promoviendo efectos antienvejecimiento y reduciendo la inflamación. Los supuestos beneficios incluyen un aumento en la cantidad de colágeno en la piel, lo que puede reducir la aparición de arrugas y otros estigmas del envejecimiento. Otros usos de la terapia con luz LED incluyen acné, dermatitis, eczema, psoriasis, rosácea, cicatrices y daño solar.

¿Cuáles son los diferentes tipos de terapia de luz LED?

Hay diferentes longitudes de onda del espectro de luz visible, cada una correspondiente a diferentes colores y penetrando la piel a diferentes profundidades. Se cree que la luz LED produce diferentes efectos según el nivel de piel que penetra.

Las frecuencias más comunes utilizadas en la terapia de luz LED son las longitudes de onda rojas y azules, que se absorben fácilmente en la piel y no contienen luz ultravioleta dañina. La luz roja se usa para tratar la capa más externa de la piel, también conocida como epidermis. Se cree que cuando esta capa de piel absorbe la luz infrarroja, se estimulan las células de fibroblastos que son responsables de la producción de proteínas de colágeno. El aumento en la producción de colágeno puede hacer que la piel luzca más suave, lo que puede mitigar la aparición de líneas finas y arrugas.

La luz azul, por otro lado, apunta a las glándulas sebáceas ubicadas en las capas más profundas de la piel. Al reducir la cantidad de aceite que producen estas glándulas, la piel puede volverse más seca, lo que a su vez podría provocar menos brotes de acné.

¿Qué puedo esperar con la terapia de luz LED?

En la mayoría de los casos, se requieren múltiples sesiones de tratamiento con una sesión de tratamiento típica que dura hasta 30 minutos. Según el dispositivo que se use, se acostará directamente debajo de la fuente de luz o se puede emplear un dispositivo más específico, como una máscara o una varita, directamente en el área a tratar. Aunque la terapia de luz LED se puede usar en cualquier parte del cuerpo, se usa más comúnmente para tratar el daño en la cara causado por el sol y otros elementos.

La terapia de luz LED no es invasiva y, por lo tanto, conlleva pocos riesgos sin tiempo de inactividad. Se puede utilizar en todo tipo de pieles y no quema la piel. Además, no hay dolor asociado con la terapia de luz LED. Sin embargo, puede haber algunos casos raros en los que no sea recomendable recibir tratamiento en un área, como una erupción activa o si usa Accutane.

Aunque puede haber una mejora notable después de la terapia con luz LED, es posible que se requieran tratamientos de seguimiento o mantenimiento. Si está pensando en la terapia de luz LED, el primer paso es consultar con un cirujano plástico que esté certificado por la Junta Estadounidense de Cirugía Plástica y que también tenga experiencia en el uso de dispositivos de luz LED. Asegúrese de hacer su tarea e investigar las credenciales de su cirujano plástico. Si bien esto no garantiza resultados, es la mejor manera de asegurarse de que estará satisfecho con el resultado.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

COSAS PARA MUJERES
Redactora

Como mujer quiero compartir mi punto de vista de diversos temas que nos interesa. Espero que todo el contenido sea de gran relevancia para ti.

ADVERTISEMENT

Get fresh updates
about my life in your inbox

SIGUENOS EN
Our gallery
EnglishSpanish