Por qué el ejercicio es más importante que nunca para las personas mayores

Muchos de nosotros sabemos el importante papel que juega el ejercicio para mantenernos en forma y saludables. Pero para los adultos mayores, mantenerse activo es aún más importante que nunca. Desafortunadamente, la mayoría de las personas mayores no están haciendo suficiente ejercicio. La pandemia de COVID-19 y las estrictas restricciones de quedarse en casa han hecho que sea aún más difícil para las personas mayores mantener un estilo de vida activo, lo que resulta en un mayor riesgo de problemas de salud.

Las implicaciones del distanciamiento físico han tenido un efecto dominó en lo que respecta al ejercicio. Las personas mayores no solo descubren que no pueden mantener la actividad física debido al cierre de los gimnasios y las restricciones relacionadas, sino que también sufren los efectos mentales del aislamiento social. Esto conduce a niveles reducidos de energía y falta de motivación para querer hacer ejercicio.

Estas barreras que enfrentan las personas mayores hacen que el ejercicio diario sea un desafío. Sin embargo, hay formas en que los adultos mayores pueden aumentar su actividad física y mejorar su salud mental al mismo tiempo.

Por qué es importante el ejercicio

La evidencia reciente ha demostrado que llevar un estilo de vida físicamente activo reduce el riesgo de una persona de contraer infecciones virales y bacterianas. Sin embargo, la pandemia de coronavirus ha obligado a muchas personas mayores a ignorar por completo la actividad física.

Los mensajes continuos del gobierno y los funcionarios de salud han hecho que las personas mayores se sientan más ansiosas por salir o asistir a clases de acondicionamiento físico y actividades recreativas. Y para algunos, la idea de hacer ejercicio parece imposible ya que se enfrentan a condiciones crónicas como la artritis o la falta de movilidad.

Sin embargo, es importante asegurarles a los adultos mayores que hacer ejercicio tiene grandes beneficios para la salud física y mental, particularmente en tiempos difíciles como el contexto de la pandemia. Las personas mayores pueden disfrutar de una mejor salud mental y una reducción del dolor crónico cuando la actividad física se convierte en parte de su rutina habitual.

Los beneficios de la actividad física para las personas mayores

¿Sabías que aproximadamente la mitad del deterioro físico a medida que envejecemos se debe a la falta de ejercicio? Sin ejercicio regular, las personas mayores de 50 años pueden experimentar una variedad de problemas de salud que incluyen:

Falta de movilidad y/o flexibilidadReducción de la coordinación y el equilibrioReducción de la fortaleza de los huesosSalud cardíaca y respiratoria deficienteAumento del riesgo de enfermedades crónicasDeterioro cognitivoDepresión y ansiedad

Ahora que más personas llevan un estilo de vida cada vez más sedentario debido a la pandemia, el riesgo de estos problemas de salud es aún mayor.

Sin embargo, con solo 30 minutos de ejercicio diario, las personas mayores están en condiciones de mejorar su salud general y reducir el riesgo de enfermedad y deterioro físico/mental.

Algunos de los mayores beneficios para la salud del ejercicio para personas mayores incluyen:

La prevención de enfermedades

El ejercicio reduce las enfermedades comunes, incluidas las enfermedades cardíacas y la diabetes. Esto se debe a que la actividad física estimula el sistema inmunológico, lo que le permite defenderse de las enfermedades más fácilmente.

Salud mental mejorada

El ejercicio produce las hormonas de «sentirse bien» conocidas como endorfinas. Este es un calmante natural para el estrés que produce su cuerpo, dejándolo sintiéndose más feliz, más tranquilo y con más energía.

Movilidad y equilibrio mejorados

La falta de ejercicio puede conducir a una reducción de la densidad ósea y de la masa muscular, lo que conduce a una movilidad y un equilibrio más deficientes. Sin ejercicio, el peso adicional puede ejercer más presión sobre las articulaciones, y muchas personas mayores comienzan a experimentar problemas relacionados con la artritis o la falta de movilidad y flexibilidad de las articulaciones.

“La artritis de cadera y rodilla es en su mayoría hereditaria o genética. Mantener un peso saludable y hacer ejercicio regularmente puede ayudar a disminuir la necesidad de una cirugía”. – Dra. Shahram Shahrokhi.

A medida que el ejercicio aumenta la circulación sanguínea, muchas personas descubren que la artritis o el dolor crónico se reducen, ya que los músculos y los ligamentos se fortalecen para ayudar a proteger mejor las articulaciones.

Función cognitiva mejorada

También se ha demostrado que el ejercicio reduce el riesgo de problemas cognitivos y enfermedades relacionadas, como la demencia y el Alzheimer. El estado de bienestar inducido por las endorfinas nos ayuda a estar más alerta y a recordar mejor la información.

Formas en que las personas mayores pueden mantenerse activas

Antes de comenzar cualquier régimen de ejercicio, las personas mayores deben consultar primero con su médico. Esto se aplica especialmente a cualquier persona que padezca enfermedades crónicas como artritis severa u osteoporosis.

Superar los obstáculos comunes para hacer ejercicio, como el encierro, el dolor, la falta de movilidad o el equilibrio, puede ser difícil. Las personas mayores pueden sentirse desanimadas, desmotivadas o inseguras de dónde y cómo empezar. Como con cada nueva habilidad, es mejor empezar despacio y trabajar con lo que tienes.

Pruebe los siguientes consejos y trate de completar alrededor de 30 minutos de estos ejercicios al día para mantener la salud en general:

Entrenamientos en casa: para aquellos afectados por los cierres de gimnasios, las restricciones o quienes simplemente no pueden pagar una membresía de gimnasio, hacer ejercicio en casa es fácil y efectivo.

Hay muchos videos de ejercicios gratuitos en línea que puede seguir en su televisor o teléfono móvil.

Convierta las tareas domésticas en ejercicio: ¡haga que las tareas domésticas sean su entrenamiento! Haz algunas sentadillas o trata de pararte sobre una pierna mientras lavas los platos, haz algunas estocadas mientras pasas la aspiradora y extiéndete hacia los lugares difíciles de alcanzar cuando limpias el polvo para mayor resistencia.

Baila: escucha la radio o tu CD favorito y baila con la música. El baile se puede hacer en cualquier lugar y es un excelente ejercicio cardiovascular. También es un estimulante instantáneo del estado de ánimo.

Salga a caminar, ya sea afuera en el parque local, alrededor de su cuadra o incluso en su propia casa. Caminar hace latir el corazón y ayuda a suavizar las articulaciones, mejorando la movilidad y reduciendo dolores o molestias.

Salga al jardín: pasar una tarde trabajando en el jardín se enfoca en todos los grupos musculares principales (especialmente cuando está cavando, agachado, rastrillando o trasplantando) y también puede reducir la presión arterial y mejorar la salud mental.

Use muebles: use el banco de la cocina o una silla para realizar sentadillas, flexiones o ejercicios de equilibrio. ¡Suba y baje las escaleras varias veces y use latas o botellas de agua como pesas de mano para un desafío adicional!

Levántese durante las pausas publicitarias: rompa largos períodos de estar sentado levantándose cada vez que aparece un comercial. Puede realizar un par de sentadillas, hacer tareas domésticas, realizar una serie de estiramientos de yoga o dar una vuelta en su casa hasta que su programa vuelva a funcionar.

Empieza a hacer ejercicio hoy

Si bien es fácil hacerlo, no hay necesidad de descuidar la actividad física debido a la edad, circunstancias externas o dolencias comunes. De hecho, hacer ejercicio a diario mejorará su capacidad para hacer frente a las incertidumbres de la vida y ayudará a aliviar el dolor crónico o los trastornos del estado de ánimo.

El truco para mantenerse activo en la vejez es convertir el ejercicio en un hábito. Hacer un poco todos los días es suficiente para mantener su salud y estado físico en general bajo control.

Encuentre un ejercicio o actividad que le guste y manténgalo. Estamos más inclinados a hacer ejercicio cuando es algo que disfrutamos y esperamos hacer. Para algunos, puede ser el desafío de levantar pesas. Para otros, podría ser la diversión que se encuentra en bailar con música edificante.

Con el ejercicio diario, puede controlar problemas de salud crónicos como la artritis y disminuir el riesgo de enfermedades, mientras que las mejoras en el estado físico y la salud mental facilitarán el manejo del aislamiento social y pueden ser una excelente manera de controlar el estrés y la ansiedad en mayor edad

Descargo de responsabilidad: Las declaraciones, opiniones y datos contenidos en estas publicaciones pertenecen únicamente a los autores y colaboradores individuales y no a Credihealth y el editor o editores.

Llama al +91 8010-994-994 y habla GRATIS con los Expertos Médicos de Credihealth. Obtenga asistencia para elegir el médico especialista y la clínica adecuados, compare el costo del tratamiento de varios centros y actualizaciones médicas oportunas

Source link

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

COSAS PARA MUJERES
Redactora

Como mujer quiero compartir mi punto de vista de diversos temas que nos interesa. Espero que todo el contenido sea de gran relevancia para ti.

ADVERTISEMENT

Get fresh updates
about my life in your inbox

SIGUENOS EN
Our gallery
EnglishSpanish