¿Por qué comer demasiada proteína es malo para la salud?

Sin duda conoce las dietas ricas en proteínas, que han disfrutado de un renacimiento en popularidad desde la década de 1990, cuando las dietas como la Atkins y la Zone eran populares. Las proporciones de macronutrientes de dietas como la dieta Caveman o Paleo pueden variar, aunque a menudo son ricas en proteínas.

Si bien la dieta cetogénica (o “keto”) se enfoca en las grasas, también puede incluir muchas proteínas. Los niveles de proteína pueden ser altos en las dietas basadas en plantas que se basan principalmente o totalmente en plantas. La proteína es un componente importante de una dieta equilibrada. Ayuda en el desarrollo y reparación de músculos, órganos y huesos. También se ha demostrado que las dietas ricas en proteínas ayudan con la pérdida de grasa, la pérdida de peso, la saciedad (o una sensación de plenitud) y la retención muscular.

Comer proteínas en exceso tiene una serie de inconvenientes:

Las proteínas, como cualquier otro alimento, conllevan peligros cuando se consumen en grandes cantidades durante un período prolongado de tiempo. Según un estudio, beber en exceso puede aumentar el riesgo de varios problemas de salud. Para las personas sanas en general, una dieta rica en proteínas puede proporcionar varias ventajas. Sin embargo, es crucial ser consciente de los riesgos para la salud asociados con el exceso de proteínas en el cuerpo, especialmente si lleva una dieta anormalmente alta en proteínas durante un período prolongado.v

Ganando peso

Aunque las dietas ricas en proteínas afirman que ayudan a perder peso, esta reducción de peso puede ser solo temporal. El exceso de proteína a menudo se retiene como grasa, pero el exceso de aminoácidos se elimina. Esto puede contribuir al aumento de peso a largo plazo, especialmente si comes demasiadas calorías mientras tratas de aumentar tu consumo de proteínas. El aumento de peso estuvo fuertemente relacionado con las dietas en las que las proteínas reemplazaron a los carbohidratos, pero no con las dietas en las que las proteínas reemplazaron a las grasas, según un estudio de 2016.

Problemas respiratorios

Cuando come dietas ricas en proteínas y limita su consumo de carbohidratos, puede tener mal aliento. En un estudio anterior, el 40 % de los participantes dijeron que tenían un aliento desagradable. Esto podría deberse a que su cuerpo entra en una condición metabólica conocida como cetosis, que hace que los químicos emitan un olor afrutado desagradable. Cepillarse los dientes y usar hilo dental no eliminará el olor. Para contrarrestar parte de este impacto, aumente su consumo de agua, lávese los dientes con más frecuencia y masque chicle.

El estreñimiento fue reportado por el 44 por ciento de las personas en la misma investigación. La fibra suele faltar en las dietas ricas en proteínas y bajas en carbohidratos. El estreñimiento se puede evitar aumentando el consumo de agua y fibra. Puede ser beneficioso hacer un seguimiento de sus deposiciones.

Diarrea

La diarrea puede ser causada por comer demasiados lácteos o alimentos procesados, así como por la falta de fibra. Esto es especialmente cierto si eres intolerante a la lactosa o comes carne, pescado o aves fritos para obtener proteínas. En su lugar, coma carnes saludables para el corazón. Beba mucha agua, evite las bebidas con cafeína, limite las comidas fritas y el exceso de grasa, y aumente la ingesta de fibra para evitar la diarrea.

Deshidración

Los líquidos y el agua ayudan a su cuerpo a eliminar el exceso de nitrógeno. Aunque no sienta sed, es posible que se deshidrate como resultado de esto. Un pequeño estudio de atletas realizado en 2002 descubrió que cuando aumentaba la ingesta de proteínas, también lo hacían los niveles de hidratación. Sin embargo, una investigación de 2006 encontró que el aumento de la ingesta de proteínas tenía un pequeño efecto sobre la hidratación.

Aumente su consumo de agua para reducir este peligro o consecuencia, especialmente si es una persona activa. Es fundamental beber mucha agua a lo largo del día, independientemente de la cantidad de proteína que consuma.

Daño a los riñones –

Si bien ningún estudio sustancial ha relacionado el consumo excesivo de proteínas con la insuficiencia renal en personas sanas, puede causar daño en quienes ya tienen una enfermedad renal.

El abundante nitrógeno contenido en los aminoácidos que componen las proteínas es la razón de ello. Los riñones dañados deben trabajar más para eliminar el exceso de nitrógeno y los productos de desecho del metabolismo de las proteínas. Un estudio de 2012 comparó los efectos de las dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas frente a las dietas bajas en grasas en los riñones.

Los estudios muestran un mayor riesgo de cáncer:

Según los investigadores, algunas dietas ricas en proteínas, particularmente aquellas ricas en proteínas a base de carne roja, están asociadas con un riesgo elevado de una variedad de problemas de salud, incluido el cáncer. El aumento del consumo de carne roja y/o procesada se ha relacionado con el cáncer colorrectal, de mama y de próstata.

Comer proteínas de otras fuentes, por otro lado, se ha relacionado con un menor riesgo de cáncer. Las hormonas, los químicos cancerígenos y los lípidos contenidos en la carne, según los científicos, pueden tener un papel.

Arteriopatía coronaria –

Una dieta rica en proteínas que incluya mucha carne roja y productos lácteos enteros puede contribuir a la enfermedad cardíaca. Esto podría estar relacionado con un mayor consumo de grasas saturadas y colesterol.

Comer mucha carne roja y productos lácteos altos en grasa se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad coronaria en las mujeres, según un estudio de 2010. Se demostró que las aves de corral, el pescado y las nueces reducen el riesgo. El consumo prolongado de carne roja también puede aumentar el N-óxido de trimetilamina (TMAO), una molécula producida en el intestino relacionada con la enfermedad cardíaca, según una investigación de 2018. Los investigadores también descubrieron que limitar o eliminar la carne roja de la dieta revertía los efectos.

Que es normal»?

La cantidad de proteína que debe tomar cada día depende de una variedad de factores, que incluyen su edad, sexo, nivel de actividad, salud, dieta general y otras consideraciones.

Sin embargo, en la mayoría de las circunstancias, la ingesta diaria recomendada de proteínas para adultos puede calcularse utilizando su peso corporal. Los expertos recomiendan que la mayoría de las personas con poca actividad física consuman un promedio diario de 0,8 gramos de proteína por kilogramo (kg) de peso corporal.

¿Cuándo debe ver a su médico?

Es fundamental evaluar los peligros antes de comenzar una dieta rica en proteínas para ver si es adecuada para usted. Antes de comenzar cualquier dieta nueva, consulte a su médico, especialmente si tiene algún problema de salud. Su médico y nutricionista pueden ayudarlo a sopesar los beneficios y los inconvenientes de una dieta rica en proteínas según sus requisitos específicos.

En general, es fundamental que consuma una dieta nutritiva y bien balanceada y que tenga un estilo de vida activo. Alinee su estrategia para lograr sus objetivos, ya sea la reducción de peso o el desarrollo muscular, con lo que es mejor para su salud y lo que puede mantener a largo plazo. Póngase en contacto con Fortis Hospital Rajajinagar para resolver el problema y comprender cuánta proteína es buena para usted.

Source link

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

COSAS PARA MUJERES
Redactora

Como mujer quiero compartir mi punto de vista de diversos temas que nos interesa. Espero que todo el contenido sea de gran relevancia para ti.

ADVERTISEMENT

Get fresh updates
about my life in your inbox

SIGUENOS EN
Our gallery
EnglishSpanish