Lo que todo padre debe saber

El paro cardíaco repentino en los niños es una condición que puede ocurrir sin previo aviso, pero también es algo que los padres pueden preparar para que suceda lo peor.

Este blog le brindará conocimientos esenciales sobre el paro cardíaco en niños y qué hacer si ocurre.

¿Qué es el paro cardíaco súbito?

El paro cardíaco en los niños es la parada repentina del corazón. Ocurre principalmente cuando un evento cardíaco desencadena una pérdida rápida de flujo sanguíneo a todas las partes del cuerpo, lo que lleva a la muerte en muy poco tiempo si nadie interviene. Es más común en atletas, pero también puede ocurrir incluso en niños que no practican deportes.

El paro cardíaco repentino suele ser el resultado de una afección cardíaca llamada miocardiopatía hipertrófica (MCH), que puede presentarse desde el nacimiento o desarrollarse a medida que el niño crece. El músculo alrededor de las cámaras y válvulas del corazón se engrosa, lo que dificulta el flujo de sangre y, a veces, bloquea completamente el flujo. Puede causar ritmos cardíacos irregulares potencialmente mortales que conducen a un paro cardíaco a menos que se apliquen medidas preventivas.

Otras condiciones asociadas con el paro cardíaco repentino en los niños son:

Anomalías de las arterias coronariasSíndrome de Wolff-Parkinson-WhiteCardiomiopatíaSíndrome de QT largoDiabetes

¿Qué sucede durante un paro cardíaco?

El paro cardíaco en los niños se presenta en dos tipos:

Fibrilación Ventricular (FV)

La fibrilación ventricular es el tipo más común de paro cardíaco en los niños. Ocurre cuando hay contracciones rápidas y descoordinadas de los ventrículos, que bombean sangre a través del corazón para proporcionar el oxígeno que necesita el resto del cuerpo. La fibrilación ventricular provoca poco o ningún flujo sanguíneo.

Como resultado, la persona rápidamente pierde el conocimiento y deja de respirar. En cuestión de minutos, se produce daño cerebral que puede causar la muerte.

El segundo tipo, la fibrilación auricular, ocurre cuando el sistema eléctrico del corazón funciona mal y provoca contracciones rápidas. En los niños, la fibrilación auricular puede ser causada por un defecto cardíaco congénito o una infección que debilita el músculo cardíaco. Cuando esto sucede, la sangre se acumula en el corazón en lugar de moverse eficientemente a través de él.

Como resultado, no se bombea suficiente sangre al cerebro, los riñones y otros órganos. Los niños afectados se confunden o pierden el conocimiento y dejan de respirar.

Supongamos que el paro cardíaco no se trata bien a los pocos minutos de su aparición. En ese caso, puede ocurrir la muerte, incluso con asistencia médica de emergencia en camino, por lo que los padres deben saber cómo responder hasta que llegue la ayuda.

¿Hay signos de paro cardíaco repentino?

Durante un paro cardíaco, la cara del niño puede ponerse pálida o gris azulada, y de repente puede parecer muy quieto. Es posible que su boca se abra y no haya ningún movimiento excepto una ligera contracción de los labios. La respiración se volverá regular pero muy lenta, sin jadeos ni ronquidos. El niño puede tener un tinte azulado alrededor de los labios y la piel debajo de las uñas.

¿Qué deben hacer los padres?

Los padres no están indefensos en caso de que su hijo sufra un paro cardíaco. La Asociación Estadounidense del Corazón, el Consejo Europeo de Resucitación y otros grupos han desarrollado pautas sugeridas a seguir si un niño tiene un paro cardíaco fuera del hospital.

Los siguientes pasos son fundamentales si la persona no está respirando:

Sacuda o golpee suavemente al niño. Si no hay respuesta, llame al 911 inmediatamente. Busque movimiento en el pecho para indicar que todavía está respirando. Si usted es el único presente, NO deje al niño solo hasta que lleguen otros para hacerse cargo de la RCP o administrarle medicamentos intravenosos para el corazón.

Para hacer esto:

Coloque su mano en su frente y extienda su cuello hacia atrás para enderezar el paso de aire que se está ahogando en su lengua. Coloque su oído junto a la boca del paciente infantil para comprobar su respiración. Si no siente que el aire se mueve, pellizque la nariz del niño y cúbrale la boca con la suya. Da dos respiraciones lentas hasta que veas que tu pecho se eleva.

Observa el pecho para saber si sube y baja con cada respiración. Si no hay signos de respiración, comience la reanimación cardiopulmonar (RCP).

Si el niño no respira adecuadamente y no tiene pulso, administre RCP con compresiones torácicas y respiraciones boca a boca.

Continúe verificando si hay signos de vida y administrando RCP hasta que llegue la ayuda (al menos cinco minutos). Si el niño muestra algún signo de vida, detenga la RCP y verifique si hay otros problemas.

Lo que los padres no deben hacer

No asuma que un niño enfermo tiene un paro cardíaco agudo hasta que el personal de emergencia lo confirme. Un niño puede tener un ataque al corazón o una insuficiencia respiratoria que puede tratarse con RCP o medidas avanzadas de soporte vital. Si ve signos de advertencia de insuficiencia respiratoria, realice RCP hasta que llegue la ayuda.

Qué esperar en un hospital

Una vez que su hijo esté en una sala de emergencias, los médicos realizarán análisis de sangre y otras pruebas de diagnóstico para determinar si tiene un problema cardíaco que provoque un paro cardíaco. Si es así, tendrán un electrocardiograma (ECG, una prueba que mide los ritmos cardíacos), un monitor Holter o un monitor de eventos para registrar la actividad eléctrica del corazón. También pueden tener un ecocardiograma para observar el tamaño y la función de las cámaras del corazón.

¿Hay ayuda disponible?

Los padres pueden ayudar a las familias a obtener el equipo y la capacitación que necesitan para salvar vidas. El programa Emergency Cardiac Care (ECC) proporciona a personas profanas capacitadas en ECC manuales, medicamentos, desfibriladores y otros materiales para usar en lugares públicos. Los instructores de ECC enseñan las pautas de RCP de la American Heart Association, enfatizando las compresiones torácicas y la desfibrilación temprana para ayudar a prevenir el daño cerebral.

Los hospitales locales también cuentan con equipos de reanimación y equipos avanzados de soporte vital para brindar tratamiento hasta que los niños lleguen al hospital.

¿Qué pueden hacer los padres para prevenir un paro cardíaco repentino?

Los padres no pueden evitar que su hijo tenga una afección cardíaca que provoque un paro cardíaco. Aún así, pueden tomar precauciones para evitar paros cardíacos repentinos causados ​​por accidentes y otras lesiones.

Asegúrese de que su hijo tenga un examen físico todos los años con un electrocardiograma. Hágase un electrocardiograma si tiene antecedentes familiares de anomalías cardíacas o si su hijo tiene algún síntoma de problemas cardíacos. Tome todos los medicamentos recetados por el médico exactamente como lo indique su proveedor de atención médica y asegúrese de que los niños hagan lo mismo cuando tomen los medicamentos. hábitos de juego seguros, como usar cascos al andar en bicicleta o patinar en línea, usar equipo de seguridad para bicicletas y practicar deportes en equipo solo después de recibir las instrucciones adecuadas. Supervise de cerca a los niños cuando usen equipos de juegos o practiquen deportes para asegurarse de que no se lastimen. Asegúrese de que los cascos y otros equipos de protección estén disponibles, y esté atento a las señales de advertencia de lesiones graves. Si tiene una piscina privada en el patio trasero o un jacuzzi, asegúrese de que el equipo esté instalado correctamente y reciba el mantenimiento adecuado. No deje a los niños solos cerca de piscinas y otros cuerpos de agua, y manténgalos alejados de las alturas. Asegúrese de que su niño/pequeño use el cinturón de seguridad en todos los vehículos en todo momento. Su hijo debe estar abrochado en el centro del asiento trasero, si es posible, o lo más atrás posible para evitar lesiones por bolsas de aire. Si el automóvil no tiene cinturones de hombro en el asiento trasero, coloque a su bebé en su regazo y sostenga su pecho contra su cuerpo. Nunca coloque a su pequeño/niño en el asiento delantero, por corto que sea el viaje.

Línea de fondo

El paro cardíaco repentino en los niños puede ocurrir en cualquier momento. Solo se necesitan unos minutos para que se produzca el daño cerebral, por lo que cuanto antes se administre la RCP o la desfibrilación, mayores serán las posibilidades de supervivencia. No es lo mismo un paro cardíaco repentino que un infarto, que suele tener síntomas de advertencia de dolor o malestar en el pecho.

Aprenda las pautas de RCP, incluido cómo realizar correctamente la respiración boca a boca. Conozca la ubicación de los números de teléfono de emergencia locales y el número de teléfono de su proveedor de atención médica.

Descargo de responsabilidad: Las declaraciones, opiniones y datos contenidos en estas publicaciones pertenecen únicamente a los autores y colaboradores individuales y no a Credihealth y el editor o editores.

Llama al +91 8010-994-994 y habla GRATIS con los Expertos Médicos de Credihealth. Obtenga asistencia para elegir el médico especialista y la clínica adecuados, compare el costo del tratamiento de varios centros y actualizaciones médicas oportunas

Source link

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

COSAS PARA MUJERES
Redactora

Como mujer quiero compartir mi punto de vista de diversos temas que nos interesa. Espero que todo el contenido sea de gran relevancia para ti.

ADVERTISEMENT

Get fresh updates
about my life in your inbox

SIGUENOS EN
Our gallery
EnglishSpanish