El futuro de los tratamientos para el trastorno depresivo mayor

Por James Giordano, PhD, contado a Kara Mayer Robinson

En los últimos 20 años hemos visto grandes avances en las opciones de tratamiento para el trastorno depresivo mayor.

Ahora entendemos que la depresión no es igual para todos. La idea es identificar y diagnosticar lo que está sucediendo en la neuroquímica de una persona para que podamos dirigir nuestro tratamiento de una manera que funcione específicamente para ellos.

Avances en el tratamiento basado en la evidencia

La farmacoterapia ha avanzado mucho en los últimos años. Hemos mejorado el alcance y el enfoque de la terapia farmacológica mediante el desarrollo de antidepresivos más selectivos o especializados y combinándolos de nuevas formas, con menos efectos secundarios.

La terapia farmacológica actual puede incluir fármacos más nuevos como citalopram (Celexa) y escitalopram (Lexapro), así como fármacos existentes como fluoxetina (Prozac) y sertralina (Zoloft).

Tiende a funcionar mejor cuando se combina con psicoterapia, ya que hay mucha evidencia que demostrar. Ahora sabemos que los tipos de terapia más efectivos y eficientes parecen ser la terapia cognitiva conductual y la psicodinámica.

Para las personas cuya depresión es resistente a la psicoterapia y la terapia con medicamentos, los médicos pueden usar la terapia electroconvulsiva (TEC). La versión actual de ECT es mucho más específica y tiene menos efectos secundarios. Por lo general, se reserva para personas con depresión grave resistente a los medicamentos con características bipolares.

Nuevos tratamientos

Se han introducido muchas terapias nuevas que han dado lugar a importantes mejoras para los pacientes.

Ketamina

Una terapia más reciente implica la ketamina, un fármaco que se ha utilizado en el pasado como anestésico y tiene grandes beneficios. Es un enfoque relativamente nuevo. Ha existido durante unos 5 años.

La terapia con ketamina reinicia el nodo cerebral y la conectividad de la red para reducir o incluso eliminar muchos signos y síntomas depresivos. Muchos pacientes tienen un alivio duradero y, en algunos casos, se recuperan.

La terapia con ketamina puede implicar tan solo una dosis única. O podrían ser dosis múltiples durante un período corto de tiempo. Pero esto debe hacerse bajo supervisión médica. Aunque generalmente es una terapia ambulatoria, la dosis adecuada y el apoyo de un paciente que usa ketamina es fundamental.

No es la primera droga de elección, ya que tiene efectos bastante profundos en el cerebro y debe usarse con precaución. Actualmente se utiliza para la depresión severa resistente al tratamiento. Pero hay una discusión en curso de que las personas con depresión severa bien pueden usarlo antes en el tratamiento.

Creo que verá un mayor uso de ketamina en el futuro, especialmente para aquellos que no reciben ayuda de otros tratamientos.

Psicodélicos

Cada vez hay más pruebas del uso de drogas psicodélicas para tratar la depresión mayor.

Las drogas como la psilocibina, comúnmente conocida como hongos, y el LSD (dietilamida del ácido lisérgico) pueden alterar las propiedades químicas de su cerebro que están implicadas en la depresión.

Las microdosis o milidosis de estos medicamentos pueden ser muy efectivas, solas o cuando se usan con antidepresivos. Pueden mejorar los síntomas, el comportamiento y la función. Tienden a actuar rápidamente, pero para algunas personas los efectos no duran mucho.

Los psicodélicos todavía se ven con un estigma relativo y son una sustancia controlada. Es necesario encontrar la microdosis adecuada y el horario adecuado para obtener el mejor efecto. No todos los médicos están capacitados, cómodos o dispuestos a proporcionar drogas psicodélicas.

Otra desventaja es que las personas pueden intentar automedicarse, lo cual es muy difícil. Este es un método muy específico que requiere habilidades clínicas.

Se necesita más investigación. Necesitamos evidencia médica sobre el uso y el valor de los psicodélicos en el tratamiento de ciertos tipos de depresión.

Estimulación Magnética Transcraneal (TMS)

Interesante es TMS, que consiste en pasar una corriente magnética muy débil a través de su cráneo. Funciona como un atenuador para alterar la actividad eléctrica de su cerebro y reducir los signos y síntomas de la depresión.

Una investigación muy prometedora muestra que la TMS repetitiva puede ser muy eficaz en el tratamiento de algunas formas de depresión resistente al tratamiento. Es muy fácil de hacer, se adapta a las necesidades de cada paciente y suele tener una respuesta rápida y duradera. Se puede utilizar solo o combinado con psicoterapia o tratamiento farmacológico.

Pero si bien los efectos de TMS son sólidos, pueden disminuir con el tiempo. Esto puede requerir varias sesiones y debe encontrar un médico capacitado y calificado para administrar el TMS.

Estimulación cerebral profunda (DBS)

La estimulación cerebral profunda es un nuevo tratamiento emergente que consiste en implantar electrodos para atacar áreas específicas del cerebro. Se puede ajustar a cada paciente para controlar de manera más efectiva sus síntomas y signos de depresión.

DBS se probó por primera vez en 2005. Desde entonces, la ciencia ha avanzado de manera espectacular con la ayuda de la iniciativa BRAIN, un programa de los NIH destinado a revolucionar nuestra comprensión del cerebro humano. Ahora tenemos una mejor comprensión de cómo apuntar al cerebro con mayor precisión, lo que puede conducir a mejores resultados. Más investigación ayudará aún más.

DBS parece restablecer las actividades de la red cerebral. Con el tiempo, la actividad cerebral involucrada en la depresión puede desactivarse, lo que significa que los pacientes permanecen en remisión. Hay evidencia que sugiere que DBS tiene efectos duraderos.

Un efecto interesante que hemos visto en algunos pacientes es cuánto cambia su perspectiva. Algunas personas parecen más extrovertidas y exuberantes, con un nuevo vigor e incluso con intereses cambiantes. Es difícil decir si estos cambios son un efecto secundario de DBS o si son el resultado de sentirse aliviado de la depresión. Es muy interesante.

Una desventaja de DBS es que implica neurocirugía, por lo que existe el riesgo de infección y sangrado. Esto es raro, pero también existe el riesgo de que se extravíe o se desvíe el electrodo.

Otras desventajas incluyen los efectos secundarios y el costo. Las compañías de seguros no cubren uniformemente DBS. A medida que la tecnología mejore, habrá una necesidad de mantenimiento y mantenimiento que puede ser costoso.

Creo que DBS es el futuro. Cuando funciona, realmente funciona.

en el horizonte

La tecnología emergente se está moviendo hacia DBS mínima o no invasiva.

Existe tecnología avanzada que implica la implantación no quirúrgica de electrodos. Un programa de DARPA, una agencia que apoya la iniciativa BRAIN, está estudiando pequeños transmisores y estimuladores que pueden administrarse en el torrente sanguíneo, inhalarse o incluso tragarse y luego guiarse al cerebro.

Otros grupos están investigando enfoques mínimamente invasivos que se pueden realizar en el consultorio de un médico. Todo lo que se necesita es un orificio muy pequeño en el cuero cabelludo, donde los médicos insertan electrodos de líquido y luego los guían electromagnéticamente al cerebro. Cuando llegan al cerebro, se endurecen.

Creo que este es el futuro. Puede estar listo de una forma u otra en 5 a 10 años.

Source link

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

COSAS PARA MUJERES
Redactora

Como mujer quiero compartir mi punto de vista de diversos temas que nos interesa. Espero que todo el contenido sea de gran relevancia para ti.

ADVERTISEMENT

Get fresh updates
about my life in your inbox

SIGUENOS EN
Our gallery
EnglishSpanish