¿El bebé no duerme la siesta? Haz esto para que se duerman

Tu bebé necesita una siesta. Sabes que este pequeño bolsillo de sueño rejuvenecerá el cuerpo, permitiéndole aprender y crecer al máximo de su potencial. Más que eso, necesitas que él/ella duerma la siesta. Cuando corres detrás de los pequeños todo el día, las siestas representan un momento muy necesario para recuperar el aliento.

Solo hay un problema: tu bebé no duerme la siesta.

Tal vez hayas intentado crear una rutina o enseñarle a calmarse solo. Tal vez eso incluso funcionó por un tiempo. Pero ahora parece que no dormirá por nada y empiezas a preguntarte qué estás haciendo mal.

Como mamá de dos, ¡siento tu dolor! Mis hijas han pasado la mayor parte de sus vidas con una rutina constante de sueño y aún hemos experimentado largos y frustrantes períodos de terribles (e inexistentes) siestas.

Hoy vamos a repasar algunos problemas comunes pero engañosos que su bebé podría estar experimentando. Mejor aún, vamos a hablar sobre cómo puede solucionar estos problemas de sueño rápidamente para que ambos puedan descansar lo que necesitan.

5 razones por las que tu bebé no duerme la siesta (y cómo solucionarlo)

cansancio excesivo

Uno pensaría que los bebés dormirían mejor cuando están exhaustos, pero a menudo ocurre lo contrario. De hecho, el cansancio excesivo es el destructor de siestas largas y reparadoras.

Cuando su bebé pasa su ventana de sueño ideal, el cortisol corre por su cuerpo como un trago de espresso. Esta sacudida de energía lo hace menos propenso a quedarse dormido y mucho más susceptible a despertarse temprano.

Si su bebé está muy irritable antes de la siesta y solo duerme unos 45 minutos, el problema podría ser el cansancio excesivo.

Cuando el cuerpo de su bebé esté lleno de cortisol, le llevará un tiempo cambiar de marcha. Tu trabajo es convencer a su cuerpo de que se relaje, produzca melatonina y se vaya a dormir.

Las señales positivas a la hora de la siesta son una excelente manera de hacer esto. Llévalo a su área de dormir y baja las luces. Verbalizar que es la hora de la siesta. Comience cualquier ritual de la siesta que normalmente haría para ayudar a calmarlo, pero espere pasar más tiempo haciéndolo.

La mejor manera de hacer que un bebé demasiado cansado duerma es evitarlo por completo. Familiarícese con las señales de sueño de su bebé y llévelo a la cama antes de que se canse.

A continuación se presentan algunas de las señales de sueño más comunes (o signos de un bebé demasiado cansado) para que pueda comenzar:

Tirarse de las orejas Bostezar Ojos rojos Mirar fijamente al espacio Movimientos espasmódicos Llanto Apego anormal

Saltos de desarrollo

Cuando su bebé está aprendiendo una nueva habilidad, no está interesado en dormir. Quiero decir, ¿por qué dormir cuando puedes practicar darte la vuelta?

Si su bebé no duerme la siesta de repente, tómese un momento para pensar en lo que está haciendo mientras está despierto. Las interrupciones del sueño son especialmente comunes para los bebés que están aprendiendo habilidades activas, como sentarse, pararse, darse la vuelta o caminar.

A veces no hay nada que puedas hacer más que esperar a que pasen estas pequeñas interrupciones. Puede tratar de acostar a su bebé en su cuna, pero es muy probable que se levante de un salto. Una vez que su bebé haya dominado su nueva habilidad, su sueño mejorará naturalmente.

Habiendo dicho eso, absolutamente puedes ayudarlo animándolo a practicar durante el tiempo de juego. ¡Cuanto más rápido aprenda, más rápido volverá a dormirse!

pañales

Espera, ¿no se supone que envolver a tu bebé ayuda a dormir? ¡Sí, pero escúchame!

Según estudios recientes, los pañales pueden ayudar a su pequeño a dormir más tiempo y con más tranquilidad. Sofoca su reflejo de sobresalto y crea un entorno similar al de un útero que lo hace sentir seguro y cálido.

Habiendo dicho eso, cuando un bebé se siente incómodo o continuamente rompe su pañal, el pañal puede interrumpir el sueño.

Muchos bebés se quejan después de que los envuelven, pero ¿el tuyo se niega a calmarse? Si se queda dormido, ¿se romperá su pequeño brazo o pierna? Si es así, es posible que desee probar un pañal diferente.

Al igual que los adultos, los bebés tienen preferencias únicas.

Por ejemplo, mi primera hija odiaba cualquier tipo de movimiento de piernas. Tuve que invertir en un pañal que le pesaba las piernas y las manos. A mi segunda hija no podrían importarle menos sus piernas, pero gritaría si sus brazos se escaparan de sus costados.

Alternativamente, si su bebé está comenzando a rodar, podría ser hora de deshacerse del pañal y probar un saco de dormir. Los sacos de dormir permiten una mayor libertad de las extremidades y son mucho más seguros para los bebés activos.

Experimente un poco y vea si un arrullo diferente ayuda cuando su bebé no duerme la siesta.

Demasiada luz en la guardería

Algunos bebés requieren un espacio oscuro y acogedor para dormir. Otros necesitan una cueva negra como boca de lobo.

Si su bebé no está durmiendo la siesta durante las horas de la tarde (o cuando el sol brilla más en la habitación del bebé), podría ser el momento de invertir en algunos tonos 100% opacos.

Este fue el caso de mi hijo menor. Se negó a dormir la siesta en nuestra habitación, donde un rayo de sol se colaba entre las persianas. Una vez que se mudó a su cuarto de niños oscurecido, su sueño mejoró dramáticamente.

La forma más rápida de determinar si el vivero es demasiado brillante es «la prueba de la mano». Cuando esté en la habitación de su bebé, oscurezca el espacio lo más que pueda. Levanta la mano frente a ti. Si aún puede ver su mano, no está lo suficientemente oscura.

Gas atrapado o reflujo

Si su bebé se despierta de su siesta con un grito agudo, a veces el gas atrapado o el reflujo pueden ser los culpables. El reflujo es particularmente desagradable para los recién nacidos, que tienen esfínteres esofágicos subdesarrollados y tienen menos tiempo entre comidas y siestas. El reflujo también puede ocurrir cuando las burbujas de aire perturban su estómago.

Por otro lado, si su bebé se despierta de sus siestas con la espalda arqueada, los puños apretados y gritos inconsolables, es posible que sufra de gas atrapado. Si su bebé no eructa, intente rotar sus piernas (como si estuviera en una bicicleta) o administre una dosis de gotas de simeticona para bebés para minimizar las burbujas antes de acostarse.

Si bien todos los bebés sufren de gases de vez en cuando, tenga en cuenta que los gases constantes o el reflujo pueden ser un signo de un problema subyacente. No estaría de más consultar con su pediatra para descartar cosas como ERGE, alergias o problemas de lactancia.

Sé que es más fácil decirlo que hacerlo, pero trate de no desesperarse cuando su bebé no duerme la siesta. A veces los bebés pasan por fases en las que luchan contra el sueño. ¡Incluso las mamás más experimentadas sufren terribles periodos de siesta!

Aún así, tenga en cuenta estos destructores de siesta comunes, ya que son muy fáciles de pasar por alto. Con suerte, esta publicación iluminó lo que podría estar perturbando las siestas de su bebé y le brindó algunas soluciones nuevas. ¡Buena suerte!

***

POSTE DE INVITADO

A Erin le encanta ayudar a las mamás primerizas y embarazadas a tener la mejor experiencia de maternidad posible. En su blog, Blunders in Babyland, encontrará consejos prácticos, reseñas de artículos para bebés y consejos para nuevas mamás que necesita para criar a su bebé con confianza.

Source link

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

COSAS PARA MUJERES
Redactora

Como mujer quiero compartir mi punto de vista de diversos temas que nos interesa. Espero que todo el contenido sea de gran relevancia para ti.

ADVERTISEMENT

Get fresh updates
about my life in your inbox

SIGUENOS EN
Our gallery