¿Cuál es la diferencia entre EQ y IQ?

Hay una gran complejidad que viene con la inteligencia humana. Definirlo no es una tarea sencilla porque hay capas en el concepto mismo. Un método común para medir la inteligencia dentro de los seres humanos es a través de una prueba del cociente de inteligencia inherente (también conocido como coeficiente intelectual). Esta prueba mide la capacidad de las personas para resolver problemas rápidamente y con razonamiento. Sin embargo, surge una pregunta apremiante: ¿es suficiente el coeficiente intelectual para determinar qué tan inteligente es realmente un individuo?

Seguramente, numerosos filósofos e investigadores han reconocido las distintas vertientes de la inteligencia a lo largo del tiempo. Por lo tanto, IQ actúa como un lado, midiendo una pequeña porción del inmenso conjunto de habilidades bajo el concepto de inteligencia.

Aquí es donde entra en juego la Inteligencia Emocional. Este concepto se refiere a la capacidad de un individuo para regular y reconocer la emoción mientras usa la conciencia social para resolver problemas. Las investigaciones no pudieron negar la importancia de medir este aspecto de la inteligencia y, por lo tanto, se formularon pruebas de EQ.

Ahora que entendemos las pruebas de IQ y EQ y cómo ambas contribuyen a medir el nivel de estimulación mental de un individuo, entremos en el debate de IQ versus EQ. ¿Uno tiene prioridad sobre el otro, o ambos tienen el mismo peso?

Una comparación entre EQ y IQ

¿Qué es el coeficiente intelectual?

Para calibrar la importancia, conocer la diferencia entre ambas medidas es fundamental. Por lo tanto, vamos a sumergirnos en ello. El coeficiente intelectual de un individuo refleja su capacidad intelectual y mide una variedad de factores. Éstos incluyen:

Habilidad para resolver problemas con lógica Habilidad para planificar y crear una estrategia Comprender conceptos abstractos Habilidad para ser flexible y adaptarse al cambio Habilidad para comprender y usar el lenguaje con precisión

¿Qué es el ecualizador?

Por otro lado, el EQ de un individuo mide su capacidad para reconocer, medir y regular las emociones dentro de sí mismo y alrededor de otras personas. Además, también se refiere a su capacidad para implementar esa conciencia en sus acciones y comportamiento. Los factores que afectan directamente el EQ de un individuo incluyen:

Habilidad para identificar emociones en los demás y en uno mismo Habilidad para practicar la empatía hacia otras personas Habilidad para adaptar sus acciones y emociones a diferentes circunstancias Habilidad para controlar los propios impulsos Habilidad para resistir tentaciones Habilidad para retrasar la indulgencia Habilidad para contrarrestar conflictos y resolverlos de manera efectiva Eficiente comunicación

Diferencias principales

Aunque ambas medidas de inteligencia son muy diferentes, caen dentro de los parámetros de la inteligencia general dentro de los seres humanos. Ambas ideas son bastante abstractas y, por lo tanto, muchas personas pueden tener una superposición adecuada de IQ y EQ, mientras que algunas pueden poseer más de uno que del otro. Sin embargo, es evidente que ambos conceptos son muy diferentes y se dirigen a diferentes secciones del cerebro humano.

Otra diferencia central entre IQ y EQ es que IQ normalmente se conoce como una habilidad innata, que nos ha sido entregada por la naturaleza y nuestra composición genética. Por otro lado, EQ se puede adquirir, aprender y mejorar a medida que crece y, por lo tanto, cae dentro del aspecto de crianza del debate naturaleza versus crianza.

Además, según numerosas investigaciones, el coeficiente intelectual ayuda a lograr el éxito en la escuela porque se dirige a las habilidades cognitivas. Por el contrario, EQ ayuda a lograr el éxito en la vida porque se enfoca en su capacidad para manejar a las personas y sus emociones mientras altera su comportamiento de acuerdo con situaciones dinámicas.

Además, el coeficiente intelectual es una medida de la inteligencia general y reconoce a las personas con sentido común, alto intelecto y la capacidad de afrontar los desafíos mentales. Por otro lado, EQ es una medida de inteligencia emocional y reconoce a las personas que tienen el potencial para ser capitanes, líderes y gerentes y están emocionalmente equipadas para manejar desafíos sociales.

¿Cómo mejorar tu IQ y EQ?

Hablemos de la pregunta más importante ahora que conocemos el significado completo de cada una de estas medidas y sus diferencias fundamentales; ¿Cómo aumentamos nuestro EQ y IQ? Una gama de métodos puede ayudar a aumentar sus puntajes de IQ y EQ. Éstos incluyen:

Mejore su capacidad para resolver problemas de manera efectiva

Según una investigación realizada en 2019, los estudiantes que adquirieron capacitación en métodos creativos para resolver problemas una vez a la semana durante 3 años pudieron mejorar sus puntajes en las pruebas de coeficiente intelectual hasta en 15 puntos. Por lo tanto, puede considerar registrarse en cursos en línea o trabajar en estrecha colaboración con un entrenador si desea mejorar su puntaje de coeficiente intelectual.

Intente el entrenamiento de inteligencia emocional en el lugar de trabajo

Numerosos estudios demostraron que participar en programas en el lugar de trabajo dirigidos a la inteligencia emocional ayuda a mejorar la capacidad de un individuo para manejar conflictos, implementar de manera efectiva el trabajo en equipo, aumentar el desempeño laboral y mejorar la satisfacción general con el trabajo.

Es simple: ¡Lee!

Esto puede sonar como el consejo básico que recibes de tu maestra de escuela primaria, pero ella sabía de lo que estaba hablando. La lectura brinda a las personas la oportunidad de ponerse en diferentes situaciones a través de una inmersión total, ayudándolos a vivir diferentes experiencias. Las investigaciones afirman que la lectura ayuda a mejorar las habilidades de pensamiento social de un individuo.

Conclusión

IQ y EQ son medidas de la complejidad de la inteligencia humana y se centran en una variedad de factores muy diferentes. Pueden descansar como dos extremos del mismo espectro, pero tienen la misma importancia cuando se mide el concepto de inteligencia como un todo. EQ apunta a las capacidades emocionales de las personas; cómo alteran su comportamiento de acuerdo con diferentes situaciones en función de la conciencia de sus sentimientos y de quienes los rodean. Por otro lado, el coeficiente intelectual se enfoca en las habilidades intelectuales generales de un individuo, como las habilidades cognitivas, la capacidad para resolver problemas de manera efectiva y el razonamiento lógico.

Descargo de responsabilidad: Las declaraciones, opiniones y datos contenidos en estas publicaciones pertenecen únicamente a los autores y colaboradores individuales y no a Credihealth y el editor o editores.

Llama al +91 8010-994-994 y habla GRATIS con los Expertos Médicos de Credihealth. Obtenga asistencia para elegir el médico especialista y la clínica adecuados, compare el costo del tratamiento de varios centros y actualizaciones médicas oportunas

Source link

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

COSAS PARA MUJERES
Redactora

Como mujer quiero compartir mi punto de vista de diversos temas que nos interesa. Espero que todo el contenido sea de gran relevancia para ti.

ADVERTISEMENT

Get fresh updates
about my life in your inbox

SIGUENOS EN
Our gallery
EnglishSpanish