Consejos para mantener la salud del hígado en los ancianos

El hígado es el órgano sólido más grande del cuerpo y la glándula más grande del cuerpo. Realiza más de 500 tareas importantes y se clasifica como parte del sistema digestivo. Al ser una parte integral del cuerpo humano, la evolución asegura que pueda crecer rápidamente si se mantiene en condiciones saludables. Esto convierte al hígado en el único órgano visceral que puede regenerarse a sí mismo. Puede volver a su tamaño original sin pérdida de capacidad. Una de las personas más afectadas son los adultos mayores, aquí algunos consejos para mantener la salud del hígado en los adultos mayores.

El hígado, el héroe anónimo y sus funciones

El hígado produce la cantidad máxima de metabolismo de nuestro cuerpo El hígado es una de las verdaderas fuentes de energía del cuerpo. Una parte del cuerpo que realiza una cantidad impresionante de funciones simultáneamente. Algunas de estas funciones son:

Producción de bilis

El hígado convierte los nutrientes en bilis, una sustancia que ayuda en el proceso de digestión. Está en forma de jugo de bilis, liberado del conducto biliar. La bilis ayuda al intestino delgado a descomponer y absorber las grasas, algunas vitaminas y el colesterol en unidades más pequeñas.

Filtración de sangre

El hígado filtra y elimina compuestos nocivos del cuerpo, como hormonas como la aldosterona y el estrógeno. También elimina compuestos del exterior del cuerpo, como el exceso de drogas.

Metabolismo de la grasa

La bilis descompone las grasas para facilitar la digestión.

Metabolismo de los carbohidratos

Los carbohidratos que se almacenan inicialmente en el hígado se descomponen para formar unidades de glucosa. Luego se agregan al torrente sanguíneo para mantener los niveles de glucosa en la sangre del cuerpo.

Metabolismo de proteínas

La bilis en el hígado también ayuda a descomponer las proteínas para facilitar la digestión.

funciones inmunitarias

El hígado contiene una gran cantidad de células de Kupffer que realizan actividades inmunitarias. Estas células destruyen los principales agentes causantes de enfermedades que pueden ingresar al hígado a través del área del intestino.

factores de coagulación

La bilis es esencial para la absorción de la vitamina K. La vitamina K es extremadamente importante para la creación de ciertos coagulantes que ayudan a que la sangre se coagule.

¿Por qué los trastornos hepáticos son más frecuentes en los ancianos?

El hígado está en su mejor estado cuando el cuerpo es joven; la regeneración es rápida y la funcionalidad está en su punto máximo. A medida que el cuerpo envejece, se producen una serie de cambios estructurales y microscópicos a medida que el hígado envejece. Los estudios muestran que las personas entre 40 y 50 años son más propensas a sufrir enfermedades hepáticas graves.

El volumen del hígado y el flujo sanguíneo disminuyen gradualmente con el envejecimiento. Los estudios que utilizan ultrasonido afirman que el volumen del hígado disminuye en un 20-40% con el aumento de la edad. Las personas de 65 años o más muestran una disminución de aproximadamente un 35 % en el volumen de sangre del hígado. El envejecimiento provoca una disminución del número y la disfunción de las mitocondrias en el hígado.

El metabolismo del colesterol de lipoproteínas de baja densidad también disminuye en un 35%. El color del hígado cambia de marrón más claro a más oscuro. Su flujo de sangre disminuye. Su tamaño disminuye. La capacidad del hígado para metabolizar muchas sustancias disminuye con la edad. Siempre que sea posible, el paciente o la familia deben buscar atención médica inmediata. consultorio médico cerca de mí en sus teléfonos y llevar al paciente allí de inmediato para recibir tratamiento médico inmediato.

Por eso, cuando se administran algunos medicamentos a personas mayores, no se pueden inactivar tan rápido como en personas más jóvenes. Por lo tanto, la dosis de un fármaco no tiene efectos en las personas más jóvenes y tendrá efectos secundarios relacionados con la dosis en los ancianos. En consecuencia, la dosis del fármaco debe reducirse para los ancianos.

El hígado es un gran guardián del estrés, pero a medida que una persona envejece, su capacidad para soportar el estrés disminuye. Los materiales que son tóxicos para el hígado pueden, a su vez, causar más daño.

La reparación de las células hepáticas dañadas es más lenta en las personas mayores. Los cálculos biliares también se pueden formar porque la producción y el flujo de bilis en la vejez también se reducen.

Enfermedades relacionadas con el hígado

Existen muchas enfermedades relacionadas con el hígado, unas más graves que otras, pero todas afectan de una forma u otra a la salud del hígado.

  • enfermedad del higado graso: La enfermedad que está relacionada con la obesidad o, en los países occidentales, con el abuso del alcohol. Según la investigación, el 25-51% de las personas con enzimas hepáticas elevadas experimentan esta enfermedad. En la enfermedad del hígado graso, se acumulan vacuolas de grasa en el hígado. Si es causada únicamente por la obesidad, entonces se llama enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA).
  • Cirrosis: En esta cicatriz se ve tejido reemplazando células hepáticas denominándose al proceso fibrosis. Las toxinas, el alcohol y la hepatitis pueden desencadenar este tipo de eventos. La fibrosis es un asunto serio Si no se trata, puede tener consecuencias más graves, lo que lleva a una insuficiencia hepática.
  • Hepatitis: Esta es básicamente la condición de inflamación del hígado. Hepatitis es básicamente el nombre que se le da a la infección del hígado causada por toxinas, cualquier virus o incluso una respuesta autoinmune. En casos severos o no tratados, puede ocurrir insuficiencia hepática.
  • enfermedad hepática alcohólica: Esto es causado por beber demasiado alcohol durante largos períodos de tiempo, lo que resulta en cirrosis.
  • cáncer de hígado: En casos severos, los tipos más comunes de cáncer de hígado son el colangiocarcinoma y el carcinoma hepatocelular. Las principales causas son el abuso del alcohol y la hepatitis.

Hábitos saludables para mantener la salud del hígado en personas mayores

Para asegurarse de que su hígado se mantenga en buenas condiciones, se deben adoptar algunos hábitos y consejos saludables.

  • Evitar las comidas altas en calorías

El hígado comienza a declinar en su funcionamiento general con la edad. Se recomienda a las personas mayores de 40 años que eviten los carbohidratos refinados, las comidas altas en calorías y los azúcares. El pescado crudo o poco cocinado debe evitarse a toda costa. Se aconseja una dieta fibrosa, por ejemplo verduras, ensaladas y frutas. Los frijoles y las proteínas también deben consumirse en cantidades moderadas.

  • El ejercicio es actividad terapéutica

Mantener tu cuerpo activo impacta tu salud de manera positiva. Una cantidad considerable, preferiblemente 2,5 horas de actividad física ligera al día, puede aumentar la oxidación de ácidos grasos, disminuir la presión arterial y mejorar la salud del corazón. Estas cosas juegan un papel clave en la prevención de moléculas que inducen daños. Correr y andar en bicicleta pueden ayudar a que su cuerpo se mantenga en buena forma.

  • hidratación corporal

Beber unos 8 vasos de agua al día puede ayudar a vaciar la vejiga más rápido en los adultos mayores. Ayuda a eliminar del cuerpo sustancias relacionadas con toxinas, manteniendo a raya el daño hepático.

  • Evite las medicinas herbales

Las personas mayores en nuestra sociedad tienden a depender de las hierbas medicinales para los trastornos corporales menores que se consideran negligencia. Pueden provocar hepatotoxicidad y, en condiciones más graves, insuficiencia hepática. La lesión hepática inducida por medicamentos a base de hierbas ha aumentado proporcionalmente en todo el mundo, alcanzando alrededor del 20%.

  • Pruebas periódicas de función hepática (Pruebas de función hepática)

Estas son una serie de pruebas que ayudan a los médicos a comprobar que el hígado funciona correctamente. O, en otros casos, comprobar si hay daño hepático, cualquier tipo de infección o enfermedad. Estas pruebas de rutina son de gran importancia, ya que a veces pueden detectar agentes causantes de enfermedades en una etapa temprana y obtener tratamiento. Las personas mayores deben hacerse estas pruebas con regularidad, lo que puede salvarlos de una enfermedad hepática grave que puede poner en peligro la vida.

Conclusión

Los trastornos hepáticos aumentan el riesgo de problemas de salud graves en las personas mayores debido a la mala ingesta de alimentos, los alimentos grasos y el abandono. Debería haber más conciencia sobre las consecuencias de las enfermedades hepáticas y también se deberían tomar medidas preventivas para evitar enfermarse.

Las personas mayores, debido a su edad, son más propensas a sufrir problemas hepáticos, por lo que deben llevar una dieta equilibrada y optar por revisiones médicas periódicas. La buena salud es lo único que puede garantizar una buena vida.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

COSAS PARA MUJERES
Redactora

Como mujer quiero compartir mi punto de vista de diversos temas que nos interesa. Espero que todo el contenido sea de gran relevancia para ti.

ADVERTISEMENT

Get fresh updates
about my life in your inbox

SIGUENOS EN
Our gallery
EnglishSpanish