Cómo seguir una rutina diaria saludable siendo estudiante

Puedes seguir una rutina diaria saludable por la mañana y por la noche, pero una rutina nocturna será más flexible y se adaptará a tu horario universitario. Las mañanas suelen estar libres para desplazarse por las redes sociales o trabajar, y las tardes son para actividades extracurriculares y estudios. ¡No pases la mañana desplazándote por Facebook o Instagram! En su lugar, muévete con un poco de ejercicio ligero: una caminata rápida alrededor de la cuadra, una carrera o levantamiento de pesas en el gimnasio. Y no te olvides de ducharte por la mañana: ¡entre las 8:45 y las 9:00 es un buen momento para hacerlo!

levantarse temprano

Las primeras horas de la mañana son críticas para el horario de un estudiante. Tendrá la mejor concentración posible cuando su cerebro esté fresco y listo para procesar nueva información. Las primeras horas son el mejor momento para actividades creativas como pintar, dibujar o escribir. Ya sea que esté interesado en un deporte específico o en un pasatiempo creativo, levantarse temprano le da tiempo para concentrarse en sus metas.

Si sus mañanas son particularmente difíciles, pruebe el enfoque de amigo. Durante la clase, pídanse unos a otros que asuman la responsabilidad de levantarse temprano. Fuera de clase, empaca tu ropa y prepara el desayuno para el día siguiente. Esto hará que estés menos estresado cuando te levantes de la cama por la mañana. Y aunque es difícil levantarse temprano, si establece un horario para hacerlo, ¡incluso podría sorprenderse!

organizando tu trabajo

Organizar tu trabajo como estudiante universitario es algo más que hacer las cosas. También le ayuda a cumplir con el horario y el plan para el día siguiente. Asegúrese de planificar su día con las fechas importantes a las que debe asistir, incluidas las clases, el trabajo y otros compromisos. Utiliza una agenda o calendario físico para organizar tu trabajo. Trabaje con Google Calendar para crear un horario para usted y asegúrese de registrar las fechas importantes. Para mejorar la eficiencia, trabaje primero en las tareas más difíciles y luego pase a las más fáciles. Por ejemplo, si usted es un técnico, podría ser mejor concentrarse en tareas más vitales y considerar: podría ser mejor contratar a alguien para escribir mi papel para mí barato y rápido. Asimismo, si eres humanitario y no pretendes dedicarte a las ciencias exactas, puede ser recomendable que busques a alguien que resuelva tus problemas aritméticos. Te ahorrará mucho tiempo y trabajo.

Organizar tu trabajo como estudiante universitario significa asegurarte de que tu habitación esté ordenada y tu bolso esté limpio. Cree un lugar libre de distracciones para su trabajo y establezca un tiempo para estudiar de una a dos horas. Asegúrese de priorizar las tareas y recuerde pedir ayuda cuando sea necesario. Descubrirá que su motivación y concentración mejorarán.

Rompiendo grandes asignaciones

Crear un calendario de estudio puede ayudarte a dividir un proyecto largo en partes manejables. Por ejemplo, puede escribir una sección de un periódico todos los días en lugar de estar sentado frente a una computadora durante seis horas seguidas. De esa manera, estarás menos estresado y podrás completar la tarea. Además, será menos probable que se sienta abrumado por una atribución significativa.

desarrollando una rutina

Desarrollar una rutina diaria saludable como estudiante es vital para su bienestar general. Una rutina es útil para cualquier persona y puede ayudarte a organizar mejor tu tiempo. Al apegarte a una rutina, serás más organizado y productivo, lo que te ayudará a hacer más cosas. Una rutina diaria también es una excelente manera de evitar el estrés y la depresión. Aquí hay algunos consejos para ayudarlo a desarrollar una rutina diaria saludable como estudiante.

Desarrolle una rutina diaria: una rutina implica actividades que realiza con regularidad. Al implementar una rutina, desarrollarás el hábito de realizar estas actividades. Este hábito te ayudará a mantenerte enfocado y motivado para tener éxito en tus estudios y más allá. También lo ayudará a desarrollar una buena salud mental, ya que las rutinas lo ayudarán a relajarse y concentrarse en sus objetivos. También puede implementar una rutina con un amigo o una alarma para ayudarlo a cumplirla.

Cambiando malos hábitos

Tratar de romper los malos hábitos es un desafío, pero no imposible. Puede encontrar formas más saludables de lidiar con el aburrimiento y el estrés al identificar sus factores desencadenantes. En muchos casos, sus malos hábitos tienen sus raíces en problemas más profundos en lugar de ceder a los ultimátum de todo o nada. Si no puede abandonar un mal hábito, reemplácelo por uno más saludable.

Comience por hacer un seguimiento de sus hábitos. Llevar contigo una libreta y un bolígrafo puede ayudarte a ser más consciente de ellos. Mientras te observas a ti mismo, escribe lo que haces y dices cuando adoptas malos hábitos. Agregue sus totales cada día para seguir su progreso. Recuerda que el propósito de este ejercicio no es criticarte a ti mismo, sino tomar conciencia de tus malos hábitos e identificar los patrones que han creado.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

COSAS PARA MUJERES
Redactora

Como mujer quiero compartir mi punto de vista de diversos temas que nos interesa. Espero que todo el contenido sea de gran relevancia para ti.

ADVERTISEMENT

Get fresh updates
about my life in your inbox

SIGUENOS EN
Our gallery
EnglishSpanish