Cómo Identificar Problemas y Mejorar Su Digestión

Cuando se trata de la función de los órganos, el intestino es una fuente de energía que tiene más de 100 millones de neuronas. Con más células que la médula espinal o el sistema nervioso periférico, el intestino es delicado e incluso se considera una entidad aparte del sistema nervioso central. Debido a que controla gran parte de la actividad diaria, es importante protegerlo a través de una alimentación consciente y hábitos saludables. Con todas las cosas consideradas, esta área del cuerpo influye más que solo en sus instintos.

Datos sobre el intestino y el sistema digestivo

Es posible que algunas personas no piensen en lo que sucede con el desayuno, el almuerzo y la cena una vez que se consumen. La realidad es que hay un sistema complejo de órganos y estructuras que descompone, digiere, absorbe y distribuye los nutrientes que se encuentran en los alimentos. El esófago, el estómago y los intestinos, los principales órganos del tracto gastrointestinal, colaboran en una de las líneas de ensamblaje químico más intrincadas.

Tan pronto como la comida baja por el esófago y llega al tracto gastrointestinal, se descompone en su forma más simple. Ciertos nutrientes ingresan al torrente sanguíneo para dispersarse en diferentes áreas. Las bacterias saludables combaten las infecciones y los hongos mientras que el intestino se comunica con el cerebro para mantener la salud general y distribuir estos nutrientes. Sin embargo, cuando se trata de la digestión, el intestino tiene mente propia y no necesita señales cerebrales para hacer su trabajo. Cuando necesites ir al baño con urgencia, agradece a su sistema de alarma interno.

Cómo difiere la anatomía entre hombres y mujeres

Los hombres y las mujeres, naturalmente, tienen una composición anatómica diferente en lo que respecta al intestino. Si bien cada uno tiene los mismos órganos, funcionan de manera diferente. El esófago y el estómago se abren y cierran con más fuerza en las mujeres. También producen menos ácido estomacal que los hombres, lo que provoca menos úlceras y menos daño esofágico. La comida tiende a moverse más lentamente a través del cuerpo de las mujeres, lo que hace que las náuseas, la hinchazón y la inflamación estomacal sean más comunes.

El síndrome del intestino irritable y la enfermedad inflamatoria intestinal también ocurren con mayor frecuencia en las mujeres porque tienen un colon más largo y de vaciado más lento. El estreñimiento crónico, la diarrea y el cáncer de colon tienden a afectar más a las mujeres que a los hombres. Durante el embarazo, las mujeres también experimentan cambios digestivos debido a los niveles hormonales adicionales y un cambio en la ubicación de los órganos debido al bebé, lo que también puede afectar la asimilación de los alimentos.

Señales de advertencia de un intestino infeliz

Aunque “enfermedad digestiva” suena como un término intimidante, todos experimentarán un problema digestivo en algún momento. Lo ideal es que los alimentos entren y salgan del cuerpo sin molestias ni dolor, pero alrededor de 70 millones de personas en los EE. UU. sufren enfermedades digestivas. Ya sea con dolor abdominal o calambres estomacales, hinchazón, acidez estomacal, diarrea o vómitos, estos síntomas generalmente son causados ​​por un desequilibrio de bacterias buenas y malas.

El principal signo de un intestino no saludable suele ser un malestar estomacal. Ir al baño demasiado o no lo suficiente es una señal bastante reveladora, mientras que un estómago doloroso y ruidoso también puede ser una indicación de que algo anda mal. Cuando todo está en orden, los alimentos se procesan y extraen sin dificultad.

El cuerpo produce serotonina, la hormona que afecta el estado de ánimo y el sueño, en el intestino. Si hay daño en esa área, es posible que esté experimentando problemas para dormir, trastornos o incluso insomnio. La dieta, el mal manejo de los medicamentos y los antibióticos pueden afectar los niveles de serotonina. Hablando de humor, ciertos alimentos también pueden aumentar tus sentimientos de felicidad y placer. Las grasas y los carbohidratos pueden liberar dopamina y serotonina, lo que hace que las personas sean más propensas a buscar sus alimentos reconfortantes favoritos y poco saludables.

Impulsar la salud intestinal

Sin invertir en polvos o suplementos costosos, nutrir su intestino de manera efectiva no tiene por qué ser difícil. Pruebe estas comidas simples para darle al sistema un descanso de los alimentos procesados.

Avena durante la noche: una de las opciones más simples, la avena es una excelente comida que proporciona suficiente fibra para mantenerlo satisfecho. También es carminativo, lo que ayuda a reducir la hinchazón y las molestias digestivas. Elija avena arrollada sin gluten y agregue algunos plátanos para obtener un prebiótico adicional. Batido que reemplaza a un batido: cuando prepare un batido de frutas, no deje de lado el kéfir. Un probiótico natural, el kéfir tiene propiedades fermentadas que optimizan la función digestiva. Agregue arándanos, plátanos y frutas cítricas para un impulso adicional. Pollo a la parrilla y salsa de piña: el pollo es una excelente fuente de proteínas. La clave es la piña, que contiene vitaminas C y B y una enzima llamada bromelina que favorece la digestión. Hojas de diente de león salteadas: una gran adición a cualquier plato, las hojas de diente de león al vapor son ricas en antioxidantes y fibra prebiótica, tratan el estreñimiento y aumentan el movimiento intestinal. Caldo de huesos: considerado un superalimento, el caldo de huesos es una combinación de grasas y proteínas saludables. Los ingredientes ayudan a que los alimentos se muevan a través del intestino, mejoran el sueño debido a los niveles de glicina y pueden ser muy curativos para el “intestino permeable”. otras verduras. Las sopas son hidratantes y no demasiado pesadas, lo que favorece la regularidad digestiva.

Mantener un sistema satisfecho

Un influenciador natural de la química del estado de ánimo, las emociones, el sistema inmunológico y las funciones digestivas, el intestino es un gran problema. Mientras mantenga una dieta saludable, permanezca activo y sea consciente de lo que sucede en su cuerpo, debe seguir una digestión regular. Los problemas en esta área se pueden identificar a través de cambios en el apetito o las deposiciones. Obtenga más información sobre las causas, los síntomas y cómo prevenir un intestino no saludable.

Biografía de la autora: Kara Kash, RD, LDN, es dietista registrada en Factor, un servicio premium de entrega de comidas semanales que fusiona platos culinarios de clase mundial con lo último en ciencia de la nutrición para producir comidas completamente preparadas que son tan deliciosas como nutritivas.

Descargo de responsabilidad: Las declaraciones, opiniones y datos contenidos en estas publicaciones pertenecen únicamente a los autores y colaboradores individuales y no a Credihealth y el editor o editores.

Llama al +91 8010-994-994 y habla GRATIS con los Expertos Médicos de Credihealth. Obtenga asistencia para elegir el médico especialista y la clínica adecuados, compare el costo del tratamiento de varios centros y actualizaciones médicas oportunas

Source link

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Deja una respuesta

COSAS PARA MUJERES
Redactora

Como mujer quiero compartir mi punto de vista de diversos temas que nos interesa. Espero que todo el contenido sea de gran relevancia para ti.

ADVERTISEMENT

Get fresh updates
about my life in your inbox

SIGUENOS EN
Our gallery
EnglishSpanish